Naturaleza, espiritualidad, historia y tradición.

cubo-de-agua1

La gestión eficiente de los suministros en nuestros hogares es una cosa que no ha evolucionado demasiado en los últimos años, a pesar de que disponemos de medios suficientes para ello. Quizás porque no hay demanda suficiente, o quizás porque a determinadas industrias no les interese que ahorremos en la factura de nuestros suministros, el caso es que seguimos derrochándolos en muchas de las acciones cotidianas.

En este artículo, hablaremos del agua que perdemos en la ducha hasta que conseguimos que ésta salga caliente. El agua fría previa se deja correr por el desagüe, a pesar de ser agua que podríamos usar en otras cosas. En nuestro caso en particular, hemos calculado que podemos llenar un cubo de unos 5 litros, si la caldera todavía no estaba caliente en el momento de empezar con la ducha.

Sería maravilloso disponer en todos nuestros hogares, de un dispositivo de retorno o un depósito, que almacenara el agua que no se usa en el proceso de la ducha para que luego fuera usada en el inodoro, en el riego de las plantas, o en cualquier otra cosa. Estos dispositivos existen ya, sólo que muy poca gente los está instalando, y en las viviendas de nueva construcción tampoco se están poniendo a pesar de lo sencillo que sería. Sin ánimo de querer darles publicidad, aquí tenéis un enlace a una empresa de venta de dispositivos de retorno del agua, en el suministro de agua caliente.

En nuestro caso en particular, dado que no podemos instalar un dispositivo de este estilo en casa, tenemos un cubo en el plato de ducha que usamos exclusivamente para llenar con el agua que sale del grifo mientras esperamos que ésta salga caliente. Posteriormente, cuando haya que usar el inodoro, si hay agua en el cubo la usamos para ello, ahorrando una descarga del depósito. Siendo tres en casa, podemos llegar a llenar un par de cubos diarios, que son unos 10 litros al día, por lo que fácilmente puedes llegar a ahorrar 3.000 litros de agua al año. Parece una cantidad lo suficientemente importante como para pensárselo, ¿no crees?

Desde aquí os animamos a que instaléis un dispositivo de este estilo, o que uséis un simple cubito en vuestro plato de ducha.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies